El olivar se sitúa a una elevación de 554 metros (1,818 pies) en la comarca de La Jara en la provincia de Toledo, Castilla-La Mancha. Castilla-La Mancha es el segundo productor olivarero en cantidad de España, produciendo el 7% de la producción nacional y el 3% de la producción mundial.

Sobre este terreno de arcillas rojas se cultivan las variedades picual y arbequina que dan el sabor característico a El Corzo®. El clima es continental con inviernos fríos y veranos cálidos y secos. La pluviometría es corta.

El entorno alberga multitud de especies tanto animales como vegetales. Predomina el bosque mediterráneo destacando las encinas y los pinos. También abundan las hierbas aromáticas como la lavanda, el tomillo y el romero. Se aprecia gran variedad de fauna como el venado, el jabalí, el corzo y el águila imperial ibérica.